El food waste en casa y cómo evitarlo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
sustentabilidad en casa
Navegar por Contenido
    Add a header to begin generating the table of contents

    El food waste es uno de los problemas más graves que actualmente enfrentamos como sociedad a nivel mundial. Sabemos que cada año, se tiran alrededor de un tercio de los alimentos producidos por todas las industrias.

    Esto, además de ser una cuestión que afecta las economías de todos los países, también supone un desgarrador daño hacia el medio ambiente. Las emociones de C02 a causa de la descomposición, la producción excesiva y el uso de fertilizantes afectan directamente al suelo, el aire que respiramos, la flora y la fauna.

    Quizás te interese: ¿Por qué debería importarnos la sustentabilidad?

    El mantener el desperdicio de comida a raya es una responsabilidad de todos como sociedad, o propiamente dicho, como seres humanos. Encontrar una solución, y no ser parte del problema, es una tarea para el bien del planeta.

    Y es por ello que debemos empezar a adoptar hábitos que contribuyan a una mejor sustentabilidad de los alimentos, empezando desde el hogar.

    Imagina regresar de hacer las compras e inmediatamente tirar a la basura una de las 3 bolsas con los productos adquiridos. ¿Suena ridículo? Es prácticamente lo que hacemos todos los días sin ser concientes de ello.

    A lo largo de estos últimos meses, el desperdicio de comida es un tema que me ha ido preocupando cada vez más. Estas son algunas de las ideas o técnicas que he aplicado a mi vida diaria para solventar los efectos de esta dañina práctica.

    Ideas para evitar el food waste en casa

    1. Las compras de la semana

    Hacer las compras de la semana con planeación es una estrategia que nos va a permitir adquirir productos con mayor conciencia. Antes de ir al súper mercado, se recomienda hacer una lista con todos los productos necesarios, teniendo en cuenta nuestra ingesta diaria y el menú de la semana.

    Hacer una lista y apegarse a ella también evita hacer compras compulsivas y el ahorro que eso conlleva.

    Pro tip: Puede parecer ridículo, pero hacer las compras con el estómago vacío, seguramente nos incitará a comprar algo que realmente no necesitamos.

    2. Almacenamiento

    almecenamiento para evitar el desperdicio de comida

    Hacer las compras no sólo supone llegar con las bolsas a casa y guardar todo en el refrigerador tal y como está.

    Adoptar una cultura acerca de cómo conservar los alimentos de manera adecuada nos ayudará a que estos tengan un mayor tiempo de vida, evitando desperdicios.

    3. Reduce la cantidad de carbohidratos

    Los carbohidratos, especialmente los de absorción rápida contribuyen a un acelerado aumento de peso. En países como México y Estados Unidos, el consumo de estos se ha disparado en las últimas décadas. Como consecuencia, la mayor ingesta de estos productos contribuye a un mayor uso de los recursos para su producción.

    Otra de las razones para evitar o al menos, reducir los carbohidratos, es que conforman una de las porciones más grandes en el desperdicio de comida. Las papas, el arroz y la pasta son algunos de los alimentos que más suelen acabar en descomposición.

    4. Las sobras

    Las sobras por lo general suelen ir directo a la basura nada más al terminar la comida. Algunas personas suelen guardarlas en el refrigerador con la idea de tomarlas en otra ocasión, cuando realmente, es algo que no sucederá, probablemente.

    Quizás la razón de ello es que a simple vista o sin poner un esfuerzo mínimo sobre ellas, no lucen tan apetitosas como lo eran al inicio. Sin embargo, con un poco de creatividad podemos convertir nuestras sobras en platos totalmente frescos y con sabores mucho más especiales.

    ¿Sobraron manzanas? No hay problema, podemos hacer una mermelada.

    Protip: Una de las maneras más adecuadas de conservar los sobrantes es guárdandolos en el congelador en recipientes o bolsas herméticas hasta el día que se vayan a utilizar.

    5. Aprovecha todo el producto

    Los vegetales son quizás los alimentos a los que menos provecho se les saca. Las hojas, semillas, piel, raíces y las colas son partes que solemos descartar a la primera oportunidad.

    Y sin embargo, con un poco de dedicación podemos aprovechar sus propiedades para darles vida.

    • Las hojas podemos usarlas para hacer pesto, infusionar aceites, pintar aderezos (gracias a su alto contenido en clorofila), etc.
    • Las semillas pueden tostarse y consumirse como aperitivo o potenciador de sabor, según sea el caso.
    • Las raíces de algunas hierbas como el cilantro también suelen aportar mucho sabor a la comida.
    • Las colas de los chiles, por ejemplo, podemos utilizarlas como combustible para ahumar otros alimentos.

    6. Haz un caldo/fondo

    Los huesos del pollo, el pescado o cualquier otra proteína son excelentes para hacer fondos o salsas como el demi glace.

    Seguramente encontrarás algunas zanahorias o apios que están a punto de pasar a mejor vida. Aprovéchalos para los fondos y así aportar más sabor a otras preparaciones, evitando el food waste.

    7. Fermentación

    No te olvides leer: The Noma Guide to Fermentation

    Fermentacion para reducir el food waste
    Fermentación en su máximo esplendor

    La fermentación es ese proceso que descubrimos y llegó para salvar la vida de muchísimas personas miles de años atrás. Acutalmente, y con el auge de restaurantes como Noma, la popularidad de esta técnica para conservar alimentos ha aumentado notablemente.

    Con la fermentación podemos convertir simples pepinos en exquistos pepinillos con sabor ácido, umami y notas florales muy intensas en su aroma. Incluso podemos convertir limones en auténticas joyas con notas dulces y florales para acompañar y realizar otros alimentos a niveles impensables.

    8. Sharing is caring

    Compartir es cuidar.

    Hay mucha gente ahí afuera que no tiene las mismas oportunidades. Cuando el food waste es inevitable o incluso si por alguna razón tienes comida de más, compártela con alguien que realmente la necesite.

    ¡Sé parte de la solución, no del problema!.

    Spread

    Share on facebook
    Share on twitter
    Share on linkedin
    Share on whatsapp
    Share on pinterest
    Share on telegram

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *